lunes, 31 de agosto de 2009

REX LUSCUS

Rex Luscus y su consorte lo hacen por y para vos.
El circo sin fin distrae el espíritu,
como el dulce humo que absorbe la grasa de las neuronas.
Apuntillar la personalidad en el lodo ludens
sin que jure con gloria morir.
Diluir el juicio en el caldo genérico de la imbecilidad
ungiendo la apariencia como lo auténtico.
Aspiraciones de todo tirano.
Inter caecos regnat luscus.

3 comentarios:

Lidia B. Castro Hernando dijo...

Rápido, buenísimo y al toque. Te felicito. Lidia

nestordarius dijo...

Muy bueno!!!! Muy sugerente y fresco. Encima te deja pensando...

Paula Irupé Salmoiraghi dijo...

Acá toy, leyendo y oensando en lo que hablàbamos.